Tornquist: entre sierras y aroma a campo